Uno de los emblemas deportivos del Madrid de inicios de siglo, llora día a día, con pesadez, como cientos y cientos de personas pasan por su puerta en la calle del Marqués de Riscal en el Barrio de Chamberí y desconocen su historia.

El mítico Frontón Beti Jai, con un aforo de cuatro mil personas, era una de las referencias del deporte a principios de siglo. Se inauguró en 1894 y fue el cuatro frontón de estas dimensiones. Eran momentos en los que la Pelota Vasca tenía una gran aceptación en Madrid. Al Beti Jai, le precedieron, por este orden, los frontones Jai Alai, Fiesta Alegre y Euskal Jai.

El Beti Jai sigue en pie, en ruinas, pero en pie. Fue declarado Bien de Interés Cultural de la Comunidad de Madrid en 2011, pero nadie mueve ficha y cada día que pasa, parece más complicado su reconstrucción.

Es de relevancia cultural porque está realizado en diferentes estilos, entre los que cabe destacar el eclecticismo de la fachada principal, el neomudéjar presente en algunas partes del interior y la arquitectura del hierro característica del siglo XIX.

No sólo de deporte ha servido este frontón. Comisaría, escuela de música, taller de coches… pero nunca perdió su mística deportiva con sus imponentes graderíos.

Imagen

 

El Beti Jai en su inauguración

Imagen

Durante un partido

Imagen

En la actualidad

Anuncios

Hoy se cumplen 79 años de la primera etapa que se disputó bajo el nombre de Vuelta a España. El pistoletazo de salida se dio en Madrid, en la Glorieta de Atocha, y apenas componían el pelotón cincuenta corredores. El nacimiento de la Vuelta era una manera de intentar igualar el éxito que cosechaban el Giro de Italia, siempre bajo la tutela de la Gazzetta dello Sport y el Tour de Francia. 

Los ciclistas tuvieron que recorrer 3.425 kilómetros, divididos en catorce etapas, diez de las cuales superaban los 250 kilómetros. Y todo ello sobre bicicletas de hierro, que sufrían continuos pinchazos y averías que debían arreglar los mismos corredores, quienes en ocasiones se veían obligados a finalizar las etapas en bicicletas de paseo cedidas por los espectadores. Las condiciones eran terriblemente malas.

Esta primera etapa, entre Madrid y Valladolid, la ganó el belga Antoine Dignef. Imagen

Voy a estrenar sección en el blog. Visto a que veo a mi alrededor, que dicen ser de Madrid, muy despistada respecto a sitios que son de visita obligada.

Para inaugurar este apartado, que mejor que un buen restaurante.

Los Galayos (Calle Botoneras 5)

De hecho, estuve el sábado pasado, entre el bullicio de la Navidad y la gente pegándose por comprar un bocadillo de calamares, algo que nunca entenderé. ¿Alguien ha pensado en que calidad puede estar ese aceite después de hacer cientos de bocadillos? ¿Alguien ha pensado en las toneladas de calamares que tiene que comprar ese establecimiento, que encima es milimétrico? En fin… allá ellos.

Los Galayos es un legado de paz. Lleva décadas en la Plaza Mayor asistiendo a todos los cambios de la época. Con un cochinillo brutal, que hace ya intuir el origen de los dueños, los diferentes ambientes del establecimiento hace que apetezca pasar allí unas cuantas horas.

A mí me gusta el Altillo. Un salón reservado en la parte de arriba del restaurante y por el que han pasado multitud de personalidades y la bodega, en la planta baja. Queso parmesano, Rabo de Toro, jamón… Me quedo con todo y el precio, nada caro.

Imagen

 

Ahora que vuelve a estar de actualidad el cambio de estadio por unas futuribles olimpiadas… No está mal recordar algo que escribí hace casi una década… Entonces se daba por hecho, pero…

 

 

Yo me voy de Cuatro Caminos  al Manzanares y del río a…

Pepe G.Carpintero. Madrid. 22 octubre de 2004
Jueves, 3 de julio de 1958. José Luis lee el Marca en la Avenida Reina Victoria. Su equipo el Atlético jugará la Copa de Europa la temporada que viene, aunque todavía le queda el sinsabor de la dolorosa pérdida del campeonato liguero ante el Madrid en el Metropolitano en la última jornada por un empate a uno. Pero precisamente su preocupación es otra. Es su  estadio. El Metropolitano significa algo más que un simple campo para el barrio de Cuatro Caminos. Ha sido el símbolo de los colchoneros durante las últimas décadas. Escudero, Juncosa, Carlsson, Ben Barek, Aparicio… muchos jugadores que habían hecho arraigar un sentimiento rojiblanco en toda la zona norte de Madrid. Por eso, José Luis no comprende la noticia que adelantaba Marca. “El nuevo estadio del Atlético de Madrid se va a construir entre los puentes de Segovia y Toledo. Por el Metropolitano dan ochenta millones de pesetas y se descarta la remodelación”. Era, sin duda, un mazazo. La masa rojiblanca se encontraba indecisa. Muchos se encontraban indignados. “Cómo puede ser que nos vayamos a jugar a la orilla del río Manzanares, esto es un fracaso de la directiva”, señalaba Fernando de Hoces en una carta al director. El gran Escudero señaló hace pocos años en el libro ‘Sentimiento rojiblanco’ que “uno de los mayores errores del Atlético fue abandonar el Metropolitano”.
 La noticia adelantada por Marca se oficializaba el 29 de julio de 1959. Ese día la directiva rojiblanca, presidida por Javier Barroso, anunciaba el comienzo de las obras y presentaba un espectacular proyecto. Antes ya se habían bendecido los campos. Fue el 7 de diciembre y el encargado fue Don Pablo, el cura de Peña Grande. El nuevo estadio del Manzanares costará 200 millones de pesetas y tendrá una capacidad inicial para 110.000 espectadores. También se instalará al lado del campo una Ciudad Deportiva. Cinco años después y con muchas dudas por la demora de las obras, Vicente Calderón se ve obligado a convocar a los Medios a un desayuno para explicarles los cambios. La afición todavía confiaba en quedarse en el Metropolitano. Mientras, Rafael Martínez Gandía escribía en Marca el 13 de abril de 1964 una columna de opinión sobre el sentir de la gente. “De Cuatro Caminos a Usera”, se titulaba. “Yo soy positivista. Yo miro al mañana. Para mí, el Atlético es como la infanta Doña Isabel, que le caía simpática a las clases populares. El Atlético tiene a su lado a Vallecas y a Cuatro Caminos. Si hace el Manzanares tendrá  a Usera, que tampoco es manco”.
El cambio fue traumático. Al final la suma recogida fue de 95 millones de pesetas y tras ocho largos años de obras, que fueron paralizadas por la canalización del río, y que en un momento colocaron al Atlético muy cerca de jugar en Chamartín, por no tener campo propio, y con un sinfín de críticas por el abandono del Metropolitano. Pero al final se hizo en el año 66. Como si la historia quisiera despedir con gloria a un campo magnífico. El Atlético se despidió de Cuatro Caminos con una Liga bajo el brazo. Madinabeytia, Griffa, Rivilla, Jesús Glaría, Luis, Ufarte, Collar, Mendoza, Adelardo… fueron los últimos en pisar aquel campo. En aquella época, el club estaba en crisis y la venta le posibilitaba paliarla y además fichar a grandes jugadores para hacer una gran proyecto. Al final, el Atlético creció y enseguida se dio paso a una gran década que a punto estuvo de traer al Manzanares la ansiada Copa de Europa. Además ha triplicado su masa social. ¿No les suena de algo esta historia?
Han pasado 40 años y la historia se repite, incluso lo del desayuno (Míguel Ángel Gil convocó a los Medios para el mismo asunto). El Atlético arrastra una deuda de un centenar de millones de euros y se encuentra en plena transformación para recuperar el terreno perdido por el último descenso. El debate en todos los foros atléticos es la venta del Calderón, como en los 50 nadie quiere abandonar ‘su’ campo. Aquel con el que han crecido y han visto levantar Ligas, Copas, Recopa e Intercontinental. ¿Quién va a querer irse a La Peineta al borde la M-40? Nadie se lo quiere imaginar pero los futuros proyectos empiezan a salir en la Prensa y los rumores son cada vez más fuertes. El soterramiento de la M-30 y el desarrollo urbanístico de la ciudad también tienen mucho que ver. La Peineta para el 2007 y unos terrenos en Campamento para una Ciudad Deportiva y quién sabe si para construir un nuevo campo. Son otros tiempos, pero Nacho lee el Marca en la Avenida Manzanares, enfrente del estadio. No puede comprender que su estadio de toda la vida, el que le ha visto crecer tenga que desaparecer y encima irse a la otra punta de Madrid para ver a su atleti. Son otros tiempos pera la historia se vuelve a repetir. Yo me voy de Cuatro Caminos  al Manzanares y del río a la Peineta.

La resurrección del Hueso

Publicado: 20 febrero, 2013 en Sin categoría
Etiquetas:

Imagen

 

“Pepe, dale, en abril espero poder jugar con Estudiantes”. Este era el whassap que me enviaba como respuesta Luciano Martín Galletti ante mi mensual pregunta de cómo se encontraba. Y es que el Hueso ha resucitado. Reconozco que me emocioné. Sé de las dificultades por las que ha atravesado el Hueso desde aquel momento en 2010, cuando jugando en Olympiakos, le detectaron una insuficiencia renal grave. La única manera de solucionarla era un transplante de riñón y la única persona compatible para la operación era su padre Horacio.

Fue un palo. Galletti, de repente, se encontraba que con 29 años, tenía que dejar su vida, el fútbol a tan temprana edad. Se refugió en la familia, en los amigos… Casi tres años después y tras superar el transplante, Galletti ya se ejercita con Estudiantes de La Plata, el equipo de su viejo, el club donde debutó con 17 años en la Primera argentina.

No ha sido un camino de rosas. Galletti ha tenido que ser ingresado en más de una ocasión en el hospital por diferentes problemas. Bajada de glóbulos rojos, sobre todo…

En Estudiantes le abrieron las puertas desde el primer día. “El primer día que entré en el vestuario temblaba. Ni cuando tenía 17 años y lo pisé por primera vez estaba tan nervioso. Volver a ponerme las botas, empezar a sentir el fútbol fue algo emocionante. Algo que no puedo describir”, cuenta Galletti.

Pero la mejor noticia es su regreso. “Ahora sigo un plan de entrenamiento. Ya me ejercito con el resto del plantel y espero poder debutar en el mes de abril. Los días se me pasan lentísimos! No veo la hora de jugar”. dice.

Le pregunto por Zaragoza: “¿Hueso, ahora lo que quedaría es que Estudiantes y Zaragoza acordaran un amistoso? ¿Te imaginas pisar de nuevo La Romareda?” Se piensa la respuesta, deja pasar unos segundos y con la voz entrecortada pronuncia. “Eso sería lo máximo. Volver a vestir de corto en el sitio donde he sido más feliz sería más que un sueño”.

Dos años y medio después. Galletti volverá a caer en banda. Volverá para rememorar a todos que el héroe de Montjuïc sigue en pie.

 

Imagen

David Beckham y el PSG sorprendieron la semana pasada al anunciar, en la presentación del jugador inglés con los parisinos que, durante los 5 meses que va a permanecer en el club, cobrará el salario mínimo, alrededor de 2200 euros (también tiene tela si comparamos el salario mínimo francés al español) y ese dinero lo donará a una institución benéfica. Todo muy bonito, pero lo cierto es que Beckham y sus asesores son galácticos también fuera de los terrenos de juego y con esta jugada, cobrar el mínimo, donarlo y firmar por 5 meses, evita la dura fiscalidad francesa.

Además, al cobrar un sueldo en Francia, Beckham está obligado a invertir una parte de sus ganancias en el país a lo que llamaríamos aquí el IRPF o la X de la Iglesia en la Declaración de la Renta. De ahí que prefiera donar todos sus ingresos del equipo francés.

Beckham genera fuera del fútbol cerca de 35 millones de euros por año y si hubiera firmado por 6 meses estaría obligado a declararlos en Francia. Además, no ha cambiado su residencia y su mujer e hijos seguirá viviendo en Londres.

Pero, claro, te preguntarás porqué Beckham hace esto. Pues bien, el inglés no está obligado a declarar los ingresos que obtenga de la venta de camisetas y derechos de imagen. Beckham ha negociado beneficios del 20% por cada una de las camisetas que se vendan con su número. Haciendo unos cálculos por lo bajo, el futbolista se embolsará sólo por camisetas 2,3 millones de euros.

Por cierto, que en Inglaterra van mucho más allá y creen que esta sorprendente alianza entre el jeque del PSG y Beckham tiene un objetivo: el mundial de Qatar 2022, donde el ex madridista sería el embajador y por el que los medios ingleses estiman en 10 millones de libras lo que se llevaría a sus arcas.

Y es que Beckham seguirá siendo un galáctico siempre.

De Pura Raza

Publicado: 12 diciembre, 2012 en Sin categoría

ramos

He tenido poco tiempo en los últimos meses de pasar por este rinconcito donde me gusta, de manera pausada, reflejar todas las cosas que me rodean. El motivo de mi desaparición ha sido la publicación de mi primer libro: “Sergio Ramos, de Pura Raza”.
Ha sido una experiencia gratificante. Dura, porque hasta que el libro no llegó a la imprenta, suceden mil y un contratiempos, pero creo que es una etapa que tenía que superar.

Estos días, tras la publicación, la pregunta que más me hacen es qué sientes al tener el libro entre tus manos… Y, la verdad, es que todavía no sé que responder.
Supongo que con el paso de los días, iré siendo más frío y lo analizaré todo. Pero, tras una semana, sólo tengo que dar gracias a Dios porque que las personas que están leyendo el libro me dicen, vía internet o personalmente, que notan la cercanía en el relato. Y, eso es lo que pretendía.
Del resto de cosas, ya se preocupa uno que yo me sé, que siempre está a mi lado.

De Colores

http://www.alposte.es/sergio-ramos-de-pura-raza/